Bordemar traerá su magia musical este sábado al Casino Dreams de Temuco

bordemar

Laureado grupo nacional combina el folklor chilote con música de cámara, jazz y pop.

Como pocos, poseen un lenguaje propio, como de recuperación y mezcla del folclor con música de cámara y elementos de jazz y pop. Su repertorio está constituido principalmente por composiciones de Jaime Barría Casanova, su director y fundador, complementados por temas de la música de Chiloé. Es Bordemar, una agrupación musical formada por profesores de música en abril de 1983 en Puerto Montt.

El grupo ha tocado prácticamente en todo el territorio nacional y casi en cada una de las localidades de la Región de Los Lagos, recibiendo elogiosos comentarios de la crítica y del público. También ha sorprendido en el extranjero, en países como Argentina, Ecuador, Cuba, Brasil, Canadá, Francia y Suiza. Su incursión en programas de radio y de televisión tanto en Chile como en el extranjero, han colocado a la banda en un plano de liderazgo como pocos. Sus ritmos son familiares. No hay quién no haya oído alguna vez su música, ya sea en el programa de  televisión “Tierra Adentro”, en “Los Patiperros” o en la telenovela “La Fiera”, ambientada en Chiloé, donde compusieron su música incidental.

 

Nombre

El nombre “Bordemar” identifica a la cultura chilota, donde todo transcurre en el borde del mar, en cuya orilla se construyen las ciudades y pueblos, con un sistema de construcción, alimentación, artesanía naval y textil muy peculiar, siendo además el lugar donde se produce el intercambio de productos del mar y la tierra, entre culturas locales.

Desde un principio, el grupo se preocupó de dejar registro de su trabajo. A partir de 1984, comenzó a grabar cassettes de algunas presentaciones en vivo que luego autoeditaron bajo los títulos “Música de Bordemar” (1984) y “Banda de Bordemar 2” (1986). La difusión de estos trabajos les fue dando los primeros elogios. Las crónicas de finales del Siglo 20  relataban con entusiasmo que sus creaciones resultaban sorprendentemente apegadas a las formas tradicionales, “en donde la melodía, el juego instrumental y los ritmos se complementan al extremo que su música hace aparecer a un Chiloé vivo y lleno de fuerza vital”, expresaban los expertos de la época.

Su profesionalismo terminó llamando la atención también en Santiago, y en 1987, el grupo logró -al fin- grabar un trabajo de estudio con distribución formal. “Colores de Chiloé” apareció bajo etiqueta Alerce, e integró algunos títulos antes disponibles sólo en sus grabaciones en vivo. Según el poeta Clemente Riedemann (en nota para el Diario El Llanquihue), el sonido del grupo sintetizaba como el de nadie más «la complejidad cultural de nuestra provincia […]. El “sonido Bordemar” ha superado los límites del criollismo, para expandirse hacia la pluralidad de gustos e interpretaciones estéticas. Ello ha ocurrido en virtud de la genuina identidad cultural de esta música, fuertemente enraizada en su hábitat, pero atenta a las lecturas clásicas de la tradición occidental y el sesgo agresivo de la acústica contemporánea”, sentenció el artista.

Con y sin el apoyo de Alerce, la banda se mantuvo grabando durante los siguientes años, incorporando -de a poco- las nuevas ideas nacidas de su investigación, como, por ejemplo, la percusión integrada a E-Mar, su disco del año 2001. Dentro de esa misma exploración, debe incluirse su cassette “Bordemar canta a los niños” (1994).

Las giras al extranjero y las presentaciones ante conspicuas concurrencias (como en el Palacio de La Moneda o la Cumbre de La APEC) no le han quitado a Bordemar el interés por la difusión a pequeña escala. “Somos un grupo regionalista y nos interesa mucho tocar en zonas aisladas y gente de la zona. Decimos que somos chilotes; los de Santiago son chilenos”, acotó su director. Desde esa autoimpuesta lejanía, la música de Bordemar garantiza un sonido de imposible comparación que el público temuquense tendrá el honor de presenciar este sábado, a partir de las 23 horas, en el Restobar Lucky 7 del centro de entretención. Al show de Bordemar se accede gratis, con la entrada al casino.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *