CAM condena el ataque de Vilcún y acusa “infiltración derechista”

La Coordinadora Arauco Malleco negó toda participación en el atentado que causó el deceso del matrimonio Luchsinger-MacKay y atribuyó ésta y otras muertes a “acciones erráticas”. Ramón Llanquileo, en tanto, llamó a “ser responsables en la lucha”.

La Coordinadora Arauco Malleco (CAM), uno de los grupos mapuches más radicales de los que sostienen el conflicto por tierras en La Araucanía y el Bio Bío, se descartó del mortal atentado de Vilcún e incluso condenó estás y otras muertes atribuyéndolas a sectores presumiblemente de esa etnia infiltrados con ese fin por la derecha.

En un comunicado publicado en el sitio revoluciontrespuntocero.com, y que en fragmentos fue replicado por mapuexpres.net, la organización señala que “la actual arremetida represiva” orquestada desde el Gobierno “aprovecha las acciones erráticas cometidas por algunos grupos, ajenos a nuestra organización, que no se identifican y que han causado la muerte de cuatro personas civiles”.

Dicen que estos hechos están “demonizando al Pueblo Mapuche en su conjunto y deslegitimando sus justas reivindicaciones con el objeto de aislarnos frente a la opinión pública” y enfatiza que “como CAM rechazamos, nuevamente, dichas acciones y aseguramos que ellas solo sirven a los intereses del empresariado y del Gobierno que defiende sus intereses”.

La organización enfatiza que en este escenario “no nos queda más que pensar en la tesis de la INFILTRACION DERECHISTA de algunos grupos, cercanos a las comunidades mapuche, a través de operadores que pudiesen estar instigando a cometer acciones que sirvan de excusa para reprimir y detener el avance hacia la reconstrucción del Pueblo Mapuche y su liberación nacional”.

 

Quiebre luego de las negociaciones de 2010

El documento, junto con calificar de “irresponsables” mensajes como el publicado en el sitio País Mapuche que en homenaje a Matías Catrileo llamó “…a llevar acciones de cualquier tipo…”, entrega detalles del quiebre en la CAM  en las negociaciones de 2010.

Se detalla que en la mesa “separada y secreta” encabezada por el ministro Cristián Larroulet con algunos grupos de Ercilla y Vilcún, en que finalmente quedaron sólo los representantes de las cárceles de Lebu y Concepción, terminó con el desprendimiento de varios miembros de la CAM de Ercilla, Vilcún y LLeu LLeu.

Enfatiza que por esto “a partir de esa fecha ya no existe relación política ni orgánica de dichas personas con nuestra organización”.

 

Mensaje desde la cárcel

En un tono similar, el preso Ramón Llanquileo, sindicado como uno de los líderes de la CAM junto a Héctor Llaitul, envió el siguiente mensaje: “Llamamos a las comunidades a seguir movilizándose por sus demandas históricas, pero a la vez los llamamos a ser responsables en sus accionar de lucha. Pues nuestro enemigo lo que pretenderá a través de sus medios de comunicación masivos es enlodar nuestras justas demandas por territorio y autonomía”.

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *