Carabinero fue detenido en Angol por vender municiones a hermanos condenados por diversos delitos

Carlos Muñoz Solís, de 34 años, quien hasta ayer se desempeñaba en la Central de Comunicaciones de Malleco, aprovechando que poseía autorización para contar con armas inscritas, adquiría importantes volúmenes de municiones para vendérsela a personas que no podían comprarlas en el mercado legal.

Un carabinero fue detenido y formalizado por el delito de tráfico de municiones, acusado de vender este tipo de cargas a dos hermanos con prontuario delictual, en medio de una investigación que desarrolla el Ministerio Público en La Araucanía. Así lo confirmó la vocera y fiscal de la Fiscalía Regional, Nelly Marabolí.

“En el marco de una investigación por tráfico de drogas, personal de OS-7 de Carabineros tomó conocimiento que un miembro activo de la institución se estaría dedicando, eventualmente, a vender de forma ilegal municiones a otras personas, quienes las utilizaban principalmente para labores de caza mayor”, dijo hoy la persecutora.

La investigación, que fue trabajada desde agosto de 2021 por la Fiscalía con el mismo OS-7, consideró la realización de distintas diligencias intrusivas autorizadas por el Tribunal de Garantía de Angol, como interceptaciones a los teléfonos de los imputados.

De esta forma, según la investigación, el carabinero Carlos Muñoz Solís, de 34 años, quien hasta ayer se desempeñaba en la Central de Comunicaciones de Malleco, aprovechando que poseía autorización para contar con armas inscritas, adquiría importantes volúmenes de municiones para vendérsela a personas que no podían comprarlas en el mercado legal.

Tanto Muñoz como dos compradores de las municiones, los hermanos José Navarrete Aguilera, de 47 y Alejandro Navarrete Aguilera, de 38 años, fueron detenidos por Carabineros.

José Navarrete registra condenas por robo con violencia en 2006, lesiones menos graves en contexto de violencia intrafamiliar en 2012, daños en 2006 y manejo en estado de ebriedad en 2016 y 2020.

Su hermano menor, en tanto, tiene condenas anteriores por porte ilegal de arma de fuego en 2001, tráfico de estupefacientes en 2002 y tenencia ilegal de arma de fuego en 2013.

En los allanamientos realizados en los domicilios de los tres imputados, Carabineros incautó cerca de 400 municiones de distinto calibre y varias armas de fuego, las cuales fueron enviadas por instrucción de la Fiscalía al Laboratorio de Criminalística de dicha institución para su análisis.

El funcionario policial fue formalizado hoy por tráfico de municiones y por tenencia de munición de un calibre distinto al autorizado, mientras que los dos hermanos fueron formalizados por tenencia ilegal de municiones y tenencia ilegal de arma de fuego convencional. José Navarrete fue formalizado además por tenencia de arma de fuego prohibida.

Los tres quedaron sujetos a la medida cautelar de prisión preventiva y se determinó un plazo de 90 días de investigación.

“Junto con poner los antecedentes a disposición de la Fiscalía para iniciar una investigación, desarrolló una indagatoria aplicando diferentes técnicas de investigación, especialmente medidas intrusivas, para comprobar su vinculación con este delito, junto con las personas que fueron detenidas”, puntualizó el jefe de la IX Zona de Carabineros, general Manuel Cifuentes.

Cifuentes agregó que “el día de ayer todos los antecedentes fueron puestos a disposición de la Fiscalía de Angol para los efectos de que hoy formalice a este excarabinero, quien fue dado de baja de las filas de la institución con efectos inmediatos, junto con instruir un sumario administrativo tendiente a establecer otros niveles de responsabilidad”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *