Denuncian a directora del Servicio de Evaluación Ambiental de La Araucanía por supuesta negligencia

Denuncian graves negligencias en el proceso de evaluación ambiental del proyecto WTE Araucanía, que pretende instalar un incinerador de basura en la comuna de Lautaro.

 

Hace unos días, más de 10 organizaciones y comunidades mapuches interpusieron una denuncia contra la directora regional del Servicio de Evaluación Ambiental de La Araucanía, Andrea Flies, por -lo que denunciaron- graves negligencias en el proceso de evaluación ambiental del proyecto WTE Araucanía, que pretende instalar un incinerador de basura en la comuna de Lautaro.

 

La Red de Acción por los Derechos Ambientales Rada, la ONG Oveja Verde de Victoria, las comunidades mapuches Tripaiñán, Juan Chavarría y Machi Juana Curihual de Lautaro, el Movimiento Ambiental Intercultural de la Cuenca del Trankura MAI de Pucón, la Agrupación Medioambiental Sociocultural de Lautaro, las organizaciones Eco Cura y Curacautín en tus Manos de Curacautín, y las Agrupaciones Amigos de los Albergaditos y En Terreno de Temuco, ingresaron la denuncia formal mediante oficina de partes, ante el director ejecutivo del SEA, Hernán Brücher Valenzuela, superior jerárquico de Flies.

 

La denuncia se fundamenta en lo que describen en un comunicado como “gravísimas faltas a la tramitación del nefasto proyecto WTE Araucanía, en evaluación ambiental desde hace más de cuatro años y nueve meses, que pretende instalar un incinerador de basura municipal en Lautaro. Para las organizaciones ambientales de la Región, estamos ante un proyecto que ya lleva más de cuatro años en proceso de calificación, cuando el sistema está diseñado para que sean como máximo seis meses los que transcurran. Por lo mismo, este proyecto ya está completamente desfasado en su línea de base, cuestión que han constatado las mismas organizaciones de la Región, así como numerosos servicios ambientales sectoriales como la Municipalidad de Lautaro, territorio donde pretende emplazarse el proyecto”, sostienen.

 

Las organizaciones añaden que han constatado una permanente permisividad de parte del SEA de la Región con este proyecto, “donde su directora regional, Andrea Flies, ha cumplido un rol determinante para, aun pese a las más de 16 mil observaciones ciudadanas en contra, la oposición de la Municipalidad de Lautaro, y cientos de observaciones de los servicios públicos evaluadores, insistir en darle viabilidad al contaminante e ilegal proyecto. No olvidemos que este -en un principio- pretendió ser tramitado de manera exprés el año 2016, y solo gracias a la rápida reacción de las organizaciones que hicieron ver los déficit evidentes del proyecto ingresado como simple DIA, es que la autoridad lo declara inadmisible y lo obliga a presentar un Estudio de Impacto Ambiental”.

 

Alejandra Parra, quien es dirigente de la Red de Acción por los Derechos Ambientales Rada, señaló que “la presentación de esta denuncia ante el director ejecutivo del SEA como superior jerárquico de la señora Flies, es solo un primer paso. Una denuncia similar y con mayores antecedentes ingresaremos en los próximos días ante el contralor general de la República, Jorge Bermúdez, ya que hemos constatado que detrás de los dueños de la empresa WTE hay personajes con estrechos vínculos con autoridades regionales y estamos convencidos que dentro de nuestra Región hay un claro tráfico de influencias para lograr la aprobación de este proyecto”.

 

Jimena Sanhueza, del MAI, quien viajó desde Pucón para hacer presente la adhesión de su organización, señaló que “son reiteradas las ocasiones en las que la directora regional del SEA ha puesto dificultades para la participación ciudadana en los procesos de evaluación, teniendo siempre un trato despectivo con la ciudadanía cuando se acerca ante la preocupación por un proyecto que amenaza su territorio”.

 

Por su parte, Pamela Ñancupil, de la Agrupación Amigos de los Albergaditos de Pucón, señaló que “me parece insólito que este proyecto continúe en evaluación después de más de cuatro años, cuando ya la información levantada sobre el territorio se encuentra desfasada con la realidad actual, prolongando innecesariamente la angustia de las comunidades que se ven amenazadas por la contaminación de este proyecto”.

 

Luis Tripaiñán, quien es el presidente de la comunidad mapuche Tripaiñán de Lautaro, declaró que “este proyecto amenaza nuestra ñuke mapu, nos oponemos a él, porque defendemos la naturaleza, el agua, las aves y toda la vida en general. También nos preocupa el impacto en la producción de alimentos en la zona, que se vería perjudicada por la contaminación de este incinerador si llegara a ser construido”.

 

Claudio Peña, de Amas Lautaro por su parte señaló que “como agrupación socioambiental de Lautaro nos oponemos a este proyecto, ya que afectaría toda la comuna, sobre todo la calidad del aire, con un inevitable impacto en los ríos de la comuna que recibirían contaminantes cancerígenos y persistentes producto de las emanaciones del incinerador si llegara a ser construido”.

 

Finalmente, Francisca Melín, de Oveja Verde de Victoria, quien viajó desde su comuna a Temuco a demostrar el apoyo y adhesión de su organización a esta causa, señaló que “es necesario avanzar en soluciones reales para el problema de la basura, como la implementación de la estrategia Basura Cero, donde lo más importante es evitar la generación de basura, compostar, reparar, reutilizar, reducir y reciclar son verdaderas soluciones, ambiental y socialmente positivas, con una perspectiva de futuro y considerando las fuertes medidas que se deben tomar para detener el calentamiento global, una de las más grandes amenazas que hemos enfrentado como humanidad”.

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *