Desesperados están dueños de “Sookie”, perrita extraviada en medio de vuelo Sky Temuco – Balmaceda

David Oliva relató a ElPeriódico.cl la odisea que han vivido luego que su mascota desapareciera en medio del viaje aéreo.

Mal lo está pasando David Oliva, uno de los dueños de “Sookie”, una perrita mestiza fox terrier que se extravió misteriosamente mientras volaban desde Temuco con rumbo a Balmaceda en un vuelo de la empresa Sky.

David Oliva  señaló a ElPeriódico.cl que su viajé lo realizó el 23 de diciembre en el vuelo 067 de Sky Airline, junto a su hermana y su mascota Sookie, perrita de tamaño toy, de poco más de 2 años y no más de 5 kilos de peso. El vuelo 081 salió de Temuco a las 10.50 horas y tuvo conexión con el vuelo 067 en Puerto Montt, que salió a las 15.05 horas.

“En la sucursal Sky Airline Temuco no tuvimos ningún inconveniente para ingresar a mi mascota en el vuelo. Se realizó todo según las indicaciones y revisiones normales necesarias para que un animal viaje. Presentar carnet, certificado de veterinario, vacunas y desparasitaciones al día, mi perrita fue dopada con pacifor e ingresada a una jaula de transporte en óptimas condiciones. Hasta ese momento no hubo ningún tipo de inconveniente”, señaló David.

“Por trasladar a mi mascota, pagué una tarifa de 39 mil 228 pesos equivalentes a 7 kilos.

Mi mascota fue dopada durante la hora de presentación y el medicamento utilizado fue “Pacifor” y la dosis fue de dos gotas por kilo (10 gotas aproximadamente), paseé a mi perrita durante un rato para que le hiciera efecto el dopante. Luego estuve con ella en brazos y al momento de hacer la fila, la ingresé a su jaula. Luego de un rato, se puso a dormir y fue ingresada sin ningún problema”, explicó.

 

Desapareció

David añadió que en Puerto Montt, “no tuve acceso a mi mascota, por lo tanto no puedo dar declaraciones de ningún tipo, pero estoy en completo desacuerdo con el no poder revisarla o al menos que los encargados puedan entregar información básica de las condiciones en las que un animal llega al aeropuerto al momento de hacer el transbordo”, alegó David, quien añadió que “posteriormente, al llegar al aeropuerto de Balmaceda, bajé del avión y esperé a que el counter comience a despachar a los animales, pero esperé –al igual que los demás pasajeros- cerca de 20 minutos más de lo común. Nadie recibió sus maletas, hasta que un encargado de equipaje llegó con la correa y collar de mi perrita preguntando: “¿quién es el dueño?” Al reconocer que el collar era de Sookie, me acerqué de inmediato y me dijo: “tu perrito se escapó. Vamos a buscarla”.

Con la impactante noticia, lo único que David atinó fue ir con el funcionario, el que le aseguraba que “Sookie” se encontraba en un determinado sector, cercano al aeropuerto.

“Buscamos en todo ese recinto a pie y en furgón, y mi perrita no aparecía. El funcionario me aseguraba que había arrancado hacía el campo o la ciudad. Como no tuvimos éxito en la búsqueda, nos dirigimos a hablar con una tal Solange y dijo que no podía hablar conmigo porque estaba muy ocupada checkeando pasajeros. Luego, fuimos a hablar con el encargado o administrador y nos dijo que esperáramos, que la perrita iba a aparecer”.

Posteriormente –según el afectado- el sujeto cerró su oficina con llave y desapareció cerca de una hora y media. “Luego de esperar, volvió y dijo que no nos podía atender ya que estaba terminando un asunto con sus pasajeros y estaba demasiado ocupado. Al insistir, sólo respondía que esperáramos, pero en ningún momento me preguntó mis datos o simplemente quien era, lo último que nos dijo fue que las medidas que tomáramos las hiciéramos en Coyhaique”, aseguró el dueño de Sookie.

 

“Se fue con el collar en la mano”

“Seguimos buscando a mi perrita, pero no tuvimos éxito. Al final, tuve que irme a Coyhaique con el collar en la mano, sin la jaula. Quiero reiterar que ningún personal administrativo de Sky Airline en Balmaceda me dio una explicación de la situación real y concreta que ocurrió el 23 de diciembre. No me tomaron los datos y tampoco establecieron contacto”, aseguró David Oliva, quien agregó que “el 24 de diciembre fui a las 09.15 horas a la oficina de Sky Airline ubicada en Coyhaique y me encontré con el sujeto anteriormente señalado, al parecer el supervisor en terreno y en cuanto nos vio, me dijo que podía ir con ellos a Balmaceda a buscar a mi perrita, porque la habían encontrado, ya que según ellos, Carabineros tomó contacto con la empresa y le dijeron que mi mascota se encontraba dentro de sus dependencias y que había que ir a retirarla.

Un rato después, antes de viajar a Balmaceda, Solange me da otra versión de lo ocurrido, diciendo que Sookie posiblemente ya no estaba con los efectos del pacifor (medicamento para dopar animales) y que habría mordido la jaula hasta destrozarla y luego escapó con ella del recinto arrastrándola, hasta que se soltó y huyó sin que le pudieran seguir el rastro”, dijo el afectado.

Esta última versión fue modificada una vez que lleguó a Balmaceda, ya que al revisar el estado de la jaula, David se percató que la jaula no estaba destrozada por mordeduras. “Las funciones de la jaula no estaban alteradas, ésta tampoco tenía rastros de haber sido arrastrada. Lo extraño era que no poseía el mango de agarre. Solange, la encargada no supo explicarme por qué el mango simplemente no estaba. Lo único que hizo fue especular que mi mascota de alguna forma la había roto”.

 

Animal peligroso

Finalmente la última versión por parte de Sky Airline fue que Sookie forcejeó la jaula hasta escaparse y los encargados de equipaje la siguieron, ya que quedó atascada en un cerco y que no pudieron atraparla, ya que la perrita de menos de 5 kilos de peso y más pequeña y tímida que un gato, podía atacar a quienes la estaban siguiendo, perdiéndole el rastro.

“Esta versión nos fue comunicada cerca de las 13 horas del 24 de diciembre, por parte de Solange, con una atención pésima, llena de desviaciones y absurdas historias que no venían al caso, con el único objetivo que empatizáramos con ella, cuando debía ser al revés”.

“La compañía ofreció recién ahí movilizarnos el 25 de diciembre a las 13.30 horas al aeropuerto para seguir con la búsqueda de mi mascota. Esa hora es en la que están desocupados y además les es cómodo porque hay cambio de turnos. Luego de analizar bien la situación y dada la actitud por parte de los responsables directos de la pérdida de mi mascota -los encargados de equipaje- durante la tarde, decidimos prescindir del servicio ofrecido. Luego de esa conversación, volvimos a Coyhaique. Exactamente a las 15.01 horas, recibo un llamado por parte de Solange, diciendo que los funcionarios habían encontrado a mi mascota y que la tenían a la vista y que viajáramos urgente al aeropuerto a buscarla. Viajamos muy esperanzados en reencontrarnos con Sookie, pero cuando íbamos a mitad de camino (30 minutos después) nos vuelven a llamar diciendo que un perro ladrando la asustó haciendo que Sookie corriera y se perdiera de vista y que no pudieron seguirla debido a que tenían que retomar sus trabajos, porque estaban llegando dos vuelos”.

 

“Muertos de la risa”

Finalmente ese día, el desesperado dueño de la mascota quedó en nada. Buscaron a la perrita prácticamente por su cuenta durante horas bajo la lluvia, ya que las rondas que hacían los encargados de equipaje, “eran simplemente “por cumplir. La última ayuda que recibimos fue que los encargados, muertos de la risa hacían vagas suposiciones de donde podría haber escapado”.

Por último David Oliva explicó que lo único que han recibido por parte de Sky Airline, “han sido una montaña de especulaciones y una falsa preocupación por un error que ellos como empresa han cometido y han evitado de todas las formas posibles hacerse responsables”.

 

One thought on “Desesperados están dueños de “Sookie”, perrita extraviada en medio de vuelo Sky Temuco – Balmaceda

  1. Creo que con esto se debería exigir una indemnización por el grave error que cometieron, si bien es cierto la plata no hubiese calmado el dolor de perder a la mascota, Sky merece un castigo! y lo único que se puede hacer es una demanda, creo que ellos siguen cometiendo errores porque los Chilenos no estamos acostumbrados a reclamar, con el amor que siento por mis perros, dejo la embarrada y no me quedaría tranquila con esto, ya que hicieron perder tiempo y mucha preocupación.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *