Dos sujetos de Paillaco reconocieron recibir órdenes de dueño de fundo para atacar comunidades mapuches

sicarios de Broder Redlefsen

Los sicarios, de manera encapuchada, amenazaron con palos a la comunera mapuche Verónica Henríquez. Reconocieron haber cumplido órdenes de Broder Redlefsen.

Dos de los tres hombres que el año pasado amenazaron encapuchados y con palos a la comunera mapuche, Verónica Henríquez, le pidieron disculpas públicas y reconocieron haber cumplido órdenes del propietario del Fundo El Refugio, Broder Redlefsen, esto según informa el medio local Diariopaillaco.cl.

El portal señala que el hecho se registró en el Tribunal de Paillaco, en el marco de un acuerdo reparatorio, tras una querella por amenazas y desorden público, interpuesta por la Intendencia.

En la oportunidad, Ángel Custodio Villagra Ferrada, señaló que “pido disculpas a usted y a la comunidad. Sí, cometimos un error. Don Broder fue quien mandó esto. En ningún momento fue voluntad de nosotros”, reconoció el sujeto.

Por su parte, Juan Ignacio Fernández Flores, agregó que “yo igual le pido disculpas a la comunidad. Si yo mismo cometí un error. Pido mil disculpas a todos y usted sabe que fue don Broder quien nos mandó a nosotros”.

Verónica Henríquez calificó la situación como un importante avance en el proceso reivindicatorio que iniciaron en noviembre de 2013. “Hoy quedó en evidencia la verdad y se comprobó que Broder Redlefsen mandaba y pagaba a los sicarios. Ellos confesaron que él canceló para que nos hostigaran y me amedrentaran y amenazaran de muerte”, expresó.

Henríquez agregó que continuarán luchando hasta obtener la titularidad de las tierras, lo que no ha podido ser acreditado por el dueño del Fundo El Refugio. “Nosotros no entramos por plata. Nosotros entramos a recuperar lo que es nuestro, las tierras ancestrales y no estamos cometiendo ningún error”, manifestó.

Al respecto, el intendente Egon Montecinos dio a conocer su conformidad con el resultado de la querella, porque “como Gobierno, comprometimos apoyo jurídico para que esta comunidad pueda vivir sin temor y sin violencia”.

A fin de mes, la comunidad Román Millapán volverá a encontrarse con Redlefsen en el tribunal por la querella criminal contra quienes resulten responsables de las lesiones graves sufridas por un comunero y los daños causados a las viviendas, oportunidad en que esperan que las declaraciones de Villagra y Fernández sean una de las pruebas importantes contra el ciudadano alemán.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *