Ex monja abusada: “Son todos una pila de mentirosos, sinvergüenzas e hipócritas”

monja

Consuelo Gómez habló de los padecimientos que sufrió mientras perteneció a la Congregación de Hermanas del Buen Samaritano, donde fue violada por una religiosa de mayor rango, estrés por exceso de trabajo y depresión.

“Fui abusada sexualmente por una monja en España, que también era chilena y superior a mí, varias y repetidas veces. Todos sabían y me hicieron callar. Me hicieron sentir a mí que era culpable de todo”, es el crudo relato de la ex religiosa, Consuelo Gómez, al romper el silencio de lo que vivió en los años que perteneció a una orden monástica.

Gómez relató a Emol abusos que incluyeron trabajo extremo, falta de atención médica y políticas de aislamiento, que la llevaron a sufrir depresión, para la que incluso le costó tener apoyo de la Congregación Hermanas del Buen Samaritano de la Región del Maule en su rehabilitación.

En los casi 18 años que integró la orden que dejó en 2017, pasó por España, donde vivió lo más fuerte y doloroso de su vida y por México. En 2013 fue trasladada a la nunciatura apostólica en Santiago, donde recibió tratamiento psiquiátrico por depresión severa y trastorno de estrés postraumático.

También relató su experiencia a un nuncio, quien si bien en su minuto la acogió, no le dio respuestas. “La rabia que me da ahora es que el nuncio, sabiendo todo esto, no ha hecho nada”, reclamó.

Dice que, por los tiempos que normalmente se toman en estos procesos, la situación debería estar en conocimiento del Vaticano, o debería haberse iniciado una investigación contra la religiosa que cometió los delitos contra ella.

Se salió de la nunciatura a fines de ese año y volvió al cuidado de su familia, en Talca. Le costaba concentrarse, no era capaz de hilar sus ideas ni controlar su propio físico.

“Me ha costado volver a vincularme con mi familia y confiar en el mundo, porque fueron casi 18 años de estar sometida a un régimen. Ya no se puede decir que estuve en un convento buscando a Dios, porque nunca tuve la posibilidad de hacerlo”, manifestó.

En su situación, asegura, hubo vicio como ha ocurrido en otras situaciones que le tocó presenciar. Una de esas eran las visitas de los sacerdotes que recibían en Molina.

“Los sacaban de sus diócesis por razones que… bueno… ahora me estoy dando cuenta… y los metían ahí, y estaban en comunidad con nosotras”, comentó, dando como ejemplo a Javier Cartes, sacerdote de Curicó que fue condenado por la justicia civil a 5 años de pena remitida por abusos a un menor de 12 años, a pesar que el tribunal eclesiástico lo absolvió.

 

Acción del papa y perdón

Respecto de las “graves equivocaciones de valoración” admitidos por el Papa Francisco, admitió haber incurrido en casos de abusos en Chile y que lo llevó a recriminarle su actitud a los miembros de la Conferencia Episcopal por el manejo de las denuncias y pedirles poner su cargo a disposición para renovar la cúpula de la Iglesia chilena, espera de la decisión final del pontífice, pero es taxativa en su opinión.

“Todo lo que se pueda hacer contra los obispos es poco. Yo los metería a la cárcel. Son todos una pila de mentirosos, sinvergüenzas e hipócritas”, replicó la ex monja.

Luego que saliera a la luz el caso de Consuelo Gómez, la congregación reaccionó con una declaración y petición de perdón y anunció que iniciará una investigación canónica para establecer las responsabilidades en los vejámenes que ella sufrió.

“Manifestamos con dolor que conocíamos el relato de los graves hechos ocurridos al interior de nuestra comunidad religiosa, las medidas que tomamos y la actitud que tuvimos entonces, no estuvieron a la altura de nuestra misión y vocación”, señala la misiva difundida por la Conferencia Episcopal de Chile.

La ex religiosa cuenta con el apoyo de la Fundación para la Confianza, fundada por víctimas del sacerdote Fernando Karadima, condenado por el Vaticano sólo a una vida de retiro y lejos del contacto con los fieles por los abusos de poder, conciencia y sexuales cometidos en los años 80 y 90 en Chile.

Por nuestro medio asociado Nación.cl

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *