“Felices los que trabajan por la paz” (Mt 5,9)

1. La situación que vivimos en la Araucanía nos causa honda preocupación. Nos conmueve la tragedia que impacta el comienzo de este nuevo año, y también nos inquieta la prolongada situación de los pueblos originarios cuyas justas demandas “exigen reparar siglos de marginación e injusticia” (Carta Pastoral Humanizar y compartir con equidad el desarrollo de Chile, IV 1).

2. En esta hora se necesita la mayor consecuencia, particularmente de quienes ejercen cargos públicos, para condenar, en palabras y hechos, en público y en privado, con claridad y energía toda violencia, la de ayer y la de hoy, así como del mismo modo la injusticia que está en la raíz de este histórico conflicto.

3. Las dos nuevas víctimas que arrebata la violencia vienen a aumentar un fatídico saldo de muerte en los últimos años. La Araucanía no merece más muerte ni atropellos. En nada ayuda estigmatizar a grupos humanos ni militarizar la región. Es necesario avanzar hacia pasos concretos para erradicar la violencia con profundo respeto a la vida humana y la dignidad de las personas, sus comunidades y con pleno reconocimiento a su propia cultura.

4. El Papa nos invitaba a hacer nuestra, en el despertar del Año Nuevo, la bienaventuranza de Jesús “felices los que trabajan por la paz”. Sabemos que la paz es fruto de la justicia y requiere un trabajo perseverante y de todos.

5. Confiamos en que las autoridades, los dirigentes de la sociedad y representantes de las comunidades sabrán encauzar estos anhelos, acogiendo los aportes de todos, actuando con ponderación y cordura, ayudando a las mejores decisiones y privilegiando siempre el respeto y el diálogo como vía de resolución de conflictos. De parte nuestra, comprometemos nuestra colaboración en este propósito.

6. Que Dios misericordioso traiga consuelo a quienes sufren hoy y a quienes vienen sufriendo la injusticia durante años. Y por la intercesión del beato mapuche Ceferino Namuncurá, reafirme en esta región y en todo el país nuestra genuina vocación de paz.

 

El Comité Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile

Ricardo Ezzati Andrello, Arzobispo de Santiago y presidente; Alejandro Goic Karmelic, Obispo de Rancagua y vicepresidente; Horacio Valenzuela Abarca, obispo de Talca; Pablo Lizama Riquelme, Arzobispo de Antofagasta y Adm. Apost. de Iquique; Ignacio Ducasse Medina, obispo de Valdivia y secretario general.

One thought on ““Felices los que trabajan por la paz” (Mt 5,9)

  1. Oh, the luxury! They look like pure plesaure to wear. The most comfortable dress sock I’ve found so far is of bamboo. I don’t know if they’re supplying bamboo yarn yet. It’s wonderfully absorbent and incredibly soft.Size 13 you say? My goodness 🙂

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *