General de la Dirección de Inteligencia de Carabineros estaría tratando de socavar al Gobierno de Boric

Una fuente consultada por Interferencia, señala que “no me extrañaría que la oposición comience a adelantarse con buena información, a entregar antecedentes que tal vez ni el Gobierno maneje”.

Carabineros ha tratado de obstaculizar al Gobierno. Según una investigación periodística del medio independiente Interferencia, la Dirección de Inteligencia Policial de Carabineros (Dipolcar) ha intentado aumentar la percepción de inseguridad e ingobernabilidad, todo esto, bajo presuntas órdenes del director del organismo, el general Luigi Lopresti.

Según señala la investigación de Interferencia, el jefe de la Dipolcar ha tratado de socavar al Gobierno del Presidente Gabriel Boric desde que se conoció su triunfo en segunda vuelta. Para ello, el organismo estaría entregando información errónea o de forma tardía, bajo el “dejar de hacer” e incluso entregando información a exautoridades del régimen de Piñera.

Según una fuente interna de la Dolpcar, “el perfil político de la oficialidad (de la Dirección) está muy marcado, es muy de derecha, pero de una derecha de los años 60 y 70 que ve enemigos políticos en todos lados”, afirma el entrevistado por Interferencia, agregando que “este Gobierno está en riesgo que le informen mal o le informen tarde”.

Otra de las fuentes sostiene que “la estrategia del general Lopresti es aumentar la percepción de ingobernabilidad y para ello su táctica es dejar de hacer, ocultar informes, relajar la guardia, una suerte de huelga de brazos caídos en temas sensibles”.

Pese a que las acusaciones son difíciles de comprobar, por el simple hecho que una autoridad no tiene cómo acceder a información que se le oculta, sino que solo a la que se le entrega, habría antecedentes que apoyan las recriminaciones contra Lopresti.

Uno de estos antecedentes es que la Dipolcar no realiza patrullajes en cercanías a las casas del Presidente Gabriel Boric ni de la ministra del Interior, Izkia Siches. Dicha ronda nocturna fue una práctica no oficial, pero habitual bajo los gobiernos de Bachelet y Piñera.

Otro de los hechos que detalla la investigación, es que la Dipolcar recibió antecedentes que apuntaban a la reactivación de las protestas protagonizadas por estudiantes secundarios en marzo, tras el regreso a clases luego de dos años de pandemia. Pese a que la institución habría tenido los antecedentes, simplemente decidieron no darles relevancia ¿El resultado? Durante los meses de marzo y abril se desarrollaron varios hechos violentos, incluyendo la quema de buses y pese a que desde Carabineros sostienen que los causantes fueron estudiantes de cuatro colegios, “la sensación de desorden e inseguridad fue grande”.

En el mismo marco, el pasado 1 de junio diversas organizaciones convocaron a una marcha paralela a la primera cuenta pública del Presidente Boric. Para el acto, “estaba claro que en la Alameda con Cumming y en el barrio República iba a haber mucha acción”, según comenta un funcionario policial. Sin embargo, la Dipolcar envió un boletín que calificó al evento con categoría de “Bajo Riesgo”. Dicho boletín sirve a otras unidades de Carabineros para disponer de efectivos necesarios para la contención del evento, el que finalizó con violencia e incluso con carabineros heridos, todo gracias a la categorización de “Bajo Riesgo” emanada desde Inteligencia.

Otra fuente consultada por el liderazgo de la Dipolcar asegura que los oficiales de la dirección “no son oficiales neutrales” e incluso “son resabios pinochetistas, por eso votaron y abogaron por Kast”.

La misma fuente señala que “no me extrañaría que la oposición comience a adelantarse con buena información, a entregar antecedentes que tal vez ni el Gobierno maneje”.

Es más, otras fuentes aseguran que el propio general Lopresti podría estar entregando información a la oposición antes que al Gobierno. Todo esto abogando a su cercanía con el exsubsecretario del Interior de Piñera, Juan Francisco Galli, quien evitó que el general pasara a retiro en noviembre pasado, cuando el general director de Carabineros, Ricardo Yáñez, descubrió que la Dipolcar le suministraba información al Ministerio del Interior de Piñera antes que a Carabineros.

Junto a todo ello, una investigación periodística de Ciper reveló en enero de este año, que el general Lopestri fue uno de los oficiales encargados de espiar al Presidente Boric y los ministros Giorgio Jackson y Camila Vallejo, en medio de las protestas estudiantiles surgidas durante el 2011, cuando los tres eran líderes estudiantiles.

Para la publicación de la nota, Interferencia trató de contactarse con la ministra del Interior, Izkia Siches, y el subsecretario de la rama, Manuel Monsalve, sin embargo, no se tuvo respuesta de ellos. Quien tampoco entregó respuesta fue el propio general en cuestión, Luigi Lopresti.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *