Grupo neonazi atacó a menor de Collipulli y dibujó esvástica nazi en su estómago

El hecho ocurrió cuando el menor llegó a su hogar luego de participar de una reunión de catequesis, encontrando -en el living- a los cuatro sujetos que vestían al estilo punk.

Un menor de 14 años, fue trasladado hasta el Servicio de Urgencia del Hospital de Collipulli, tras ser agredido por cuatro sujetos en su propio hogar, ubicado en calle O’Carrol, frente al terminal de Tur Bus.

La información da cuenta que el menor llegó a su hogar luego de participar de una reunión de catequesis, encontrando -en el living- a cuatro sujetos que vestían al estilo punk, quienes lo agredieron violentamente. No conformes con lo anterior, en su abdomen le dibujaron -al parecer con una jeringa- la esvástica nazi. Finalmente los delincuentes le dieron de beber un extraño brebaje.

Se ignoran los motivos que tuvieron estos antisociales para atacar al menor, que se encontraba solo, dado que la familia había salido por algunos minutos fuera del hogar.

El  niño, que estudia en un colegio de Victoria, semanas atrás ya había sido agredido en dos oportunidades, en dos oportunidades, al parecer por estos mismos sujetos que de vez en cuando aparecen por la ciudad y que deambulan por distintos sectores, molestando y pidiendo dinero a los transeúntes, individuos que pernoctan en un sector del Bajo Malleco y a veces en la Hospedería del Hogar de Cristo.

 

Un menor

Tras conocerse el hecho y estampada la denuncia pertinente, Carabineros se dio a la tarea de iniciar las investigaciones del caso para ubicar a estos individuos, que esta vez eran acompañados también por un menor, el que habría manifestado “recibir órdenes del jefe para atacarlo y causarle daño”.

El menor -se dijo- permanecía en estado de shock en el centro asistencial de la ciudad y tras ser estabilizado, fue derivado al Hospital de Angol.

La madre del niño, al igual que otros familiares, se mostraron altamente preocupados de la situación, más aún, cuando no entienden cómo estos sujetos ingresaron a su hogar. Ellos sólo esperan que la policía logre dar con el paradero de estos antisociales y se termine la pesadilla por la que atraviesan.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *