Hogares Estudiantiles Universitarios de Santo Tomás Temuco cumplieron su primer año de existencia

hogares de la UST temuco

Los dos inmuebles albergan a 37 alumnos de escasos recursos, procedentes de distintas ciudades y zonas de la región y el país.

Hace exactamente un año, Santo Tomás Temuco inició un proyecto de carácter social que se ha ido consolidando con el correr de los meses. Se trata de la iniciativa que permitió hacer realidad los dos primeros Hogares Estudiantiles Universitarios con los que la institución cuenta en la capital regional y que albergan a alumnos provenientes de distintas ciudades y zonas de La Araucanía y el país.

Los dos inmuebles, ubicados en el sector Campos Deportivos y en el corazón de Avenida Alemania, acogen actualmente a 37 jóvenes, que pueden desenvolverse en un entorno privilegiado y familiar, apoyados por voluntarios de la institución y familias externas solidarias.

Esta iniciativa es fruto del trabajo de la Fundación Hogar de Estudiantes Universitarios, dirigida por el capellán de Santo Tomás Talca, Rafael Villena y es una ayuda directa a los estudiantes que, teniendo la oportunidad de formarse, carecen de un lugar físico adecuado para pernoctar, vivir y estudiar.

 

Obligaciones y responsabilidades

“Cada hogar tiene un promedio de 2 a 3 padrinos. Nosotros orientamos y apoyamos, y el hogar funciona gracias a los mismos muchachos. Además, allí existen hermanos mayores, que ordenan y velan para que las normas se cumplan. Ellos están a cargo de la administración y Santo Tomás costea el arriendo y los gastos básicos”, explicó Paula Virgilio, directora de Asuntos Estudiantiles de la Universidad Santo Tomás Temuco.

“Esto funciona igual como si fuera tu propio hogar, pero es como si estuvieras con 18 ó 20 hermanos. Hay obligaciones y responsabilidades que cumplir como en toda casa, y también existen comisiones para administrar el hogar, lo que permite tener un orden”, agregó.

 

Conmemoración

Precisamente, fueron los mismos alumnos residentes quienes conmemoraron el primer año de existencia de los inmuebles, que otorgan también seguridad y buenos espacios a cada uno de los jóvenes que hoy en día residen en ellos.

“Ha sido un año súper positivo. El trabajo de los muchachos ha sido muy bueno. Es muy reconfortante saber que nuestros alumnos tienen un lugar digno donde vivir y un hogar bien constituido”, concluyó Paula Virgilio.

Por Mauricio Antivil

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *