Hospital de Villarrica realizó primera cirugía de prótesis total de rodilla

La intervención se realizó utilizando técnica combinada de anestesia.

Como un hecho histórico, en términos de la especialización e incorporación de cirugías de alta complejidad para el Hospital de Villarrica, dependiente del Servicio de Salud Araucanía Sur, fue considerada la reciente realización de la primera cirugía de prótesis total de rodilla, llevada a cabo en el Hospital del Nodo Lacustre.

La intervención estuvo a cargo de los traumatólogos, Javier Pérez y Daniel Fodor, quienes contaron con la participación de dos médicos del Complejo Asistencial de Padre Las Casas y el equipo local de Pabellón, quienes realizaron, en algo más de una hora y media, la compleja operación que esperan, “permita una mejora sustancial para la calidad de vida de la paciente”, como destacó Pérez.

En este caso, se utilizó la modalidad de anestesia combinada, técnica que consiste en aplicar una anestesia total intravenosa (TIVA), mezclada con un bloqueo de nervios periféricos, lo que trae importantes beneficios según explica la anestesióloga, Lisseth Tovar Correa. “Las ventajas de usar esta técnica son su recuperación, sumándose una baja incidencia en complicaciones que son propias de la anestesia general, como las náuseas y vómitos post operatorios. Monitorizamos la profundidad anestésica de todos los pacientes y la ventaja de eso es que nos permite titular de manera más adecuada los fármacos, según lo que esté sucediendo en el cerebro del paciente. Tenemos tecnología que mide el nivel de consciencia y el nivel de detección del dolor y a través de eso, nosotros vamos trabajando”, comentó.

“En los bloqueos de nervios periféricos hicimos un par de procedimientos que permiten iniciar la rehabilitación en el post operatorio inmediato. Usualmente, para esta técnica se utilizaba el femoral y el ciático, esta vez hicimos unos bloqueos nuevos, que en este caso deja libre el cuádriceps, que, al debilitarlo, podría condicionar a caídas por parte de la paciente en la rehabilitación, la que generalmente en las artroplastias generales de rodilla comienzan entre las 12 y las 24 horas posteriores a la cirugía”, agregó la anestesióloga.

Una espera que valió la pena

“La paciente presentaba una artrosis de rodilla que le dificultaba caminar, pues es muy dolorosa y corresponde a la pérdida de la cobertura cartilaginosa de la articulación, que en este caso afectaba a la rodilla izquierda. Esta es una enfermedad del tipo degenerativo y de carácter irreversible, que en este caso era un cuadro severo y la mantenía limitada en sus actividades de su vida diaria usando bastones para poder trasladarse”, indicó Javier Pérez, quien lideró el proceso operatorio y quien destacó la larga espera que tuvo que vivir la paciente, Ginette Erices, quien se mostró muy esperanzada de recuperar mayor movilidad en su extremidad inferior izquierda, así como reducir los dolores causados por esta enfermedad.

“Estoy muy contenta y agradecida del doctor y del equipo que me logró operar”, comentó la paciente quien oriunda del sector de Huiscapi, en comuna de Loncoche.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *