Martín Pradenas Dürr fue sentenciado este viernes a 20 años de cárcel por violador y abusador sexual

Los abogados defensores pedían una pena máxima de 10 años, mientras que la Fiscalía y los querellantes solicitaron al tribunal una pena de más de 40 años. Ninguna de las partes quedó conforme.

El Tribunal Oral en lo Penal de Temuco sentenció este viernes a 20 años de presidio mayor en su grado máximo a Martín Pradenas Dürr, quien fue declarado culpable por dos violaciones y cinco abusos sexuales cometidos entre los años 2010 y 2019 en la Región de La Araucanía.

“Se le condena a la pena única y total de 20 años de presidio mayor en su grado máximo, a las accesorias de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la de inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena y al pago de las costas de la causa”, señaló el juez Leonel Torres en Temuco.

“Deberá cumplirse real y efectivamente privado de libertad en el Centro Penitenciario de Gendarmería de Chile que se determine, sirviéndole de abono los días que ha permanecido”, ya sea bajo la medida de arresto domicilio total y prisión preventiva desde el 24 de julio 2020, agregó.

Además, se determinó que cuando sea puesto en libertad, deberá “informar a Carabineros cada tres meses su domicilio actual y la prohibición de ejercer “empleos, oficios o profesiones ejercidos en ámbitos educacionales o que involucren relación directa con personas menores de edad”.

Se añadió la “prohibición de visitar el domicilio, establecimiento educacional o lugar de trabajo de las ofendidas, así como la prohibición de aproximarse a éstas en cualquier lugar en que se encuentren por 10 años”, ya sea cuando termine su condena o “porque se le otorgasen beneficios o salidas alternativas al medio libre”.

A principios de agosto, se dio por acreditada la autoría de Pradenas en todos los hechos que se le imputaban, que tuvieron entre sus víctimas a tres menores de edad en Temuco (una de ellas de apenas 13 años) y a la joven de 20 años, Antonia Barra, quien se quitó la vida tras ser ultrajada por Pradenas en Pucón.

La sentencia de 20 años dejó disconforme tanto a la parte querellante como a la defensa de Pradenas.

Los abogados defensores pedían una pena máxima de 10 años, mientras que la Fiscalía y los querellantes solicitaron al tribunal una pena de más de 40 años.

Tras oír la sentencia, la mamá de Antonia Barra dijo que “no es justo. Mi hija ya no está, no va a volver y él sí podrá volver con su familia. 20 años no es nada para el daño psicológico que provocó a las familias y a las víctimas”, afirmó la madre.

“Estoy decepcionada con la justicia. Le tenían que haber dado los 41 años. Hizo daño a personas, son personas y deberían haberle condenado por cada una de estas personas”, agregó.

“Esto para mí no es justicia. No entiendo en realidad como se basa la justicia para hacer una sentencia o una condena, pero no es justo. Hablaron de perspectiva de género, o sea que todos los casos fueron creíbles y después le dan un ‘2×1′”, añadió la madre.

Sin embargo, el papá de la víctima señaló que “como familia y como padre, ninguna sentencia nos va a recuperar a nuestra hija, pero ya entendiendo todo el proceso y cómo funciona el sistema, creo que es una sentencia ejemplificadora en este tipo de delitos”.

“Hacemos una invitación al sistema a que mejore y creo que lo están haciendo, porque ya lo hemos demostrado, al menos en tribunales. Que las víctimas logren la justicia que requieren”, agregó el padre.

Tras esta resolución, ambas partes pueden pedir la nulidad y la defensa de Pradenas presentará dicho recurso para tratar de rebajar la condena. Por su parte, la familia de la víctima Antonia Barra presentó dos querellas por obstrucción a la justicia, una de ellas contra la familia de Pradenas.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *