Medio internacional sobre militarización en Chile: “Mucha gente creyó en Boric, pero no hubo ningún avance”

Boric se había caracterizado por estar en contra del despliegue de las FF.AA. en el país para resolver problemas políticos. Incluso, durante el estallido social de 2019, el entonces diputado increpó en duros términos a efectivos militares que habían sido desplegados en Santiago.

El medio internacional Sputnik informa en su portal de noticias que cuando Gabriel Boric era candidato presidencial, una de sus principales promesas de campaña era retirar a los militares de la zona sur del país, que habían sido desplegados en octubre de 2021 por el exmandatario Sebastián Piñera (2010-2014 y 2018-2022) aludiendo a “temas de seguridad”.

El 27 de marzo de 2022, Boric cumplió ese compromiso. Sin embargo, el 17 de mayo el Ejecutivo decretó el estado de excepción en las regiones de La Araucanía y Biobío. Esta militarización de la zona fue renovada 19 veces por el Parlamento y pronto cumplirá un año en vigencia.

Las regiones de La Araucanía, Biobío, Los Lagos y Los Ríos constituyen una zona de pertenencia histórica de la nación mapuche, cuya lucha se centra en la restitución de sus tierras ancestrales. Desde hace décadas, en la zona existe una disputa territorial que enfrenta al Estado, comunidades mapuches y empresas forestales.

Para el dirigente mapuche, al militarizar la zona, el Ejecutivo le demuestra al poder económico lo mismo que realizó la Concertación -coalición de centroizquierda que gobernó Chile posdictadura (1990-2010)- y la derecha cuando les tocó gobernar: “Que saben administrar el modelo neoliberal”.

“En el fondo es garantizar la estabilidad en términos de la mantención del modelo y con paz social, como lo dijo Ricardo Lagos [presidente de Chile en el período 2000 – 2006] en la campaña electoral de 1999. Dijo: ‘te ofrezco lo mismo que este señor [Joaquín Lavín, candidato presidencial de la coalición de derecha], pero con paz social”.

Para el analista político Eduardo Araya, académico de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y doctor en Ciencias Políticas, la militarización no puede ser una solución a un problema que en el fondo es político.

“Pero el problema no es solo político en términos de debate sobre lo que haya que hacer con el futuro. Este país tiene un problema de seguridad que afecta principalmente a las zonas del norte y sur del país”, advirtió Araya.

“En segundo lugar hay que hacer una distinción: no es lo mismo la situación del norte que la del sur del país” aseveró Araya al subrayar que en el sur hay un tema de reivindicación histórica de pobreza, pero también hay temas de criminalidad. En sus palabras, “hay acciones de tipo terrorista, reivindicativa y, por lo tanto, para los habitantes de esas regiones también está el problema de la seguridad”.

Sur y norte, ¿una solución para problemas distintos?

El 27 de febrero, las Fuerzas Armadas de Chile se desplegaron en la zona norte del país, con la finalidad de resguardar y contener la frontera a propósito del explosivo ingreso de migrantes por pasos no habilitados.

A diferencia de lo que sucede en el sur, el Gobierno no tuvo que decretar estado de excepción, puesto que la Ley de Infraestructura Crítica permite a las Fuerzas Armadas resguardar la zona fronteriza del país por decreto del Gobierno.

Las FFAA estarán desplegadas por 90 días en las fronteras con Bolivia y Perú. El Ejecutivo informó que los efectivos reforzarán la labor policial en las carreteras para el control de las personas que se movilizan.

En cuatro años, los homicidios subieron un 108 por ciento en la Región de Tarapacá, ubicada a más de mil 800 kilómetros al norte de Santiago. En los primeros 16 días del 2023, se registraron siete asesinatos en la zona.

Para Araya, más allá de los datos, lo importante es la percepción de las personas.

“Cuando las personas se sienten inseguras, la cuestión de la estadística de asesinato en Arica, Iquique y Antofagasta es para darse cuenta que efectivamente hay un problema de inseguridad que ha crecido en los últimos años”, subrayó.

El analista político recalcó que la principal preocupación de los chilenos, y que ha sido recogida por todas las encuestas, es el tema de la seguridad.

El giro en el discurso de Boric

El Presidente Boric se había caracterizado por estar en contra del despliegue de las FF.AA. en el país para resolver problemas políticos. Incluso, durante el estallido social de 2019, el entonces diputado increpó en duros términos a efectivos militares que habían sido desplegados en Santiago.

Lo mismo hizo con Carabineros de Chile, Boric criticó entonces duramente el actuar de la policía militarizada por su responsabilidad en las violaciones a los derechos humanos.

“No es nada nuevo, hay un cambio generacional probablemente, pero en todos los niveles está la vieja guardia de los partidos que administraron y continuaron el modelo neoliberal de la dictadura”, agregó el representante de la Alianza Territorial Mapuche.

Refiriéndose a Boric, el analista explicó que una persona puede pensar en transformar la sociedad, pero si no resuelve los problemas del día a día, “no avanza a ninguna parte, pierde apoyo y queda entrampado”.

“Este Gobierno ha tenido déficit en eso. No solo por una cuestión ideológica, que yo creo que es real, sino además porque nunca estuvo en la agenda del Gobierno, no era una prioridad”, concluyó Araya.

Gentileza Sputnik

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *