Mientras el Gobierno de Boric respalda a Carabineros, Amnistía Internacional pide su reforma profunda

El organismo internacional señala que se necesita “un cambio en su doctrina, un cambio en su malla curricular y en general, en los diversos procesos formativos para que los derechos humanos estén transversalmente en la formación de las y los carabineros.

Este martes, Amnistía Internacional (AI) presentó su informe anual que documenta el estado de los derechos humanos a nivel mundial y nacional, informe en donde se precisó que Sebastián Piñera dejó un “legado sombrío” en esta materia.

El lanzamiento de este texto fue realizado en la oficina central del organismo en Chile y contó con la participación de Sofía Lanyon, presidenta de la junta directiva de Amnistía Internacional Chile y Rodrigo Bustos, director ejecutivo de la ONG, en donde se abarcó de forma transversal el estado de los derechos humanos en el país, ya sea en los derechos femeninos y reproductivos, el medioambiente y el derecho al agua.

“Los derechos humanos no son favores que se conceden a los ciudadanos, sino son derechos”, afirmó Bustos en su discurso, y añadió que “debemos saldar deudas”, ya que Chile y las naciones Latinoamericanas no han estado a la altura para responder entre otras cosas a las desigualdades económicas.

En específico, sobre Chile, el informe de Amnistía Internacional señaló que “el gobierno de Piñera dejó un legado sombrío en materia de derechos humanos”, esto en base a lo ocurrido en el estallido social del 18 de octubre del 2019, así como otros hechos.

Uno de los puntos más relevantes tocados por este informe, es la realidad de Carabineros, en donde Bustos valoró el anuncio del actual Gobierno, de retirar las querellas por Ley de Seguridad del Estado contra los detenidos en las manifestaciones asociadas al 18 de octubre de 2019 y expresó que “hay algunas medidas que creemos van en el camino correcto. Pero la verdad es que la magnitud de las deudas que hay que saldar por parte del Estado chileno es tan grande que queda mucho por hacer”, agregó.

En base a lo anterior, el abogado precisó que existe “la necesidad de una reforma profunda, estructural y urgente a Carabineros, para que tengamos una policía que junto con controlar el orden público, prevenir los delitos, sea una policía respetuosa de los derechos humanos”.

Se necesita “un cambio en su doctrina, un cambio en su malla curricular y en general en los diversos procesos formativos para que los derechos humanos estén transversalmente en la formación de las y los carabineros”, añadió Bustos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *