Profesional de Enfermería entrega recomendaciones para estos días de alta temperatura y alta radiación solar

Aseguran que en este periodo, andar en bicicleta, caminar o hacer deporte a piel descubierta, sin gorro, anteojos ni protección solar  son tan peligrosas como estar tumbados a pleno sol en verano.

La llegada del buen tiempo en primavera parece que nos invita a hacer vida al aire libre, pero esto nos obliga a tomar medidas de protección solar inmediatas. Pasear por el campo o la playa en primavera, tiene idénticos riesgos acumulativos de daño solar a la hora de producir cáncer de piel que el verano.

Así lo señaló la jefa de carrera de Enfermería, Trinidad Gutiérrez de la Cruz, quien asegura que en este periodo en que las altas temperaturas y el sol aparecen, las actitudes primaverales aparentemente saludables como andar en bicicleta, caminar o hacer deporte a piel descubierta, sin gorro, anteojos ni protección solar  son tan peligrosas como estar tumbados a pleno sol en verano.

“Las medidas de fotoprotección deben ya empezar a extremarse en esta época para evitar quemaduras cutáneas y oculares agudas, como asimismo de una rápida y peligrosa deshidratación. No esperemos al verano para acordarnos de protegernos del sol”, recuerda la profesional.

“Los efectos del sol son acumulativos y aumentan el riesgo de tener cáncer de piel por lo que la recomendación en general es usar un factor de protección solar de 30, aunque es necesario consultar al especialista por la sensibilidad individual según el tipo de piel de cada persona”.

 

Los niños

Con los niños se debe tener más cuidado debido a los efectos acumulativos, por lo que no deben ser expuestos directamente a los rayos solares, ya que sus mecanismos de autoprotección no se han desarrollado. La protección adecuada de los niños en forma regular reduce a la mitad el riesgo de que estos padezcan cáncer de piel en el transcurso de sus vidas.

Por tanto, debemos seguir extremando las precauciones de protección solar e insistir en inculcar a nuestros niños y adolescentes normas estrictas de hábitos de vida al aire libre.

Al año 2005 la tasa de mortalidad por cáncer de piel en Chile aumentó un 0,7% desde 1990, registrándose en el mundo entre 2 a 3 millones de nuevos casos de cáncer a la piel al año, según cifras de la Organización Mundial de la Salud.

“Nosotros -como carrera- nos ocupamos principalmente de prevenir sobre las enfermedades que genera el sol y para eso utilizamos las indicaciones ministerial (de Salud) que son:
Evitar exponerse al sol en las horas de mayor radiación ultravioleta, entre las 11 y las 16 horas.
Preferir y buscar siempre la sombra de árboles, toldos o techos.
Si se no se puede evitar la exposición al sol, proteger la piel con ropa oscura, seca, de trama compacta, ideal de mangas largas y pantalones largos.
Al exponerse al sol usar lentes y sombreros de ala ancha
En zonas de la piel que queden expuestas al sol, aplicar un protector solar con factor 30, al menos 20 minutos antes de la exposición, incluyendo labios y contorno de ojos. Esto se debe repetir cada dos horas.
No exponer a los niños menores de dos años al sol. Los menores de seis meses no deben usar protector solar.

También se debe proteger la piel durante los días nublados y recordar que las superficies reflejan la radiación ultravioleta, principalmente la nieve, la arena y el agua.
Ciertos medicamentos aumentan la sensibilidad a la radiación ultravioleta, por lo que es necesario informarse al respecto.
Ante una herida que no cicatriza o una mancha, si aparece un lunar o un bulto que cambia de tamaño o color, que pica o sangra, el llamado es a consultar a un dermatólogo.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *