Senador Tuma rechaza instalación de centrales hidroeléctricas sin consulta indígena en Curacautín

eugenio-tuma

Legislador de La Araucanía, manifestó mediante un oficio al ministro de Energía, que la realización de proyectos de generación de energía que apoyen las actividades económicas y el “desarrollo de nuestra región, no pueden llevarse a cabo sin la legitimidad social”.

Una dura y detallada crítica efectuó el senador Eugenio Tuma a la actuación del Comité de Ministros en la tramitación de los proyectos Cardones-Polpaico y Doña Alicia de Curacautín, que en primera instancia fue rechazada por el Sistema de Evaluación Ambiental de La Araucanía, decisión modificada por el Comité Interministerial, decisión que ha sido rechazada no sólo por más de 50 organizaciones de carácter nacional y regional, sino además motivó una comisión de la Cámara Baja que según los vecinos lamentablemente no ha tenido los resultados esperados a meses de su constitución, como relata Carmen Martínez, dirigente vecinal de Curacautín. “A comienzos de año se constituyó la comisión sin resultados a la fecha, donde no se consideró por parte de los ministros nuestra calidad de reserva de la biósfera, no es posible que se hagan proyectos de espaldas a la ciudadanía”.

El senador Tuma solicitó al ministro de Energía, Andrés Rebolledo, que bajo ninguna circunstancia persevere para mantener la posición del Comité de Ministros en el caso de un resultado desfavorable en el Tribunal Ambiental, donde se encuentra en tramitación la reclamación presentada por las comunidades.

Tuma aseguró que en el proceso de evaluación ambiental se vulnera el Convenio Nº 169 al no contemplar la consulta indígena, que es un derecho fundamental que debe ser respetado para no herir gravemente dicha legitimidad, de manera que aprobar un proyecto de generación eléctrica desoyendo los reclamos de las comunidades.

“No es un aporte al desarrollo, sino una afectación grave a los intereses y derechos de los pueblos indígenas y por esa vía, de los derechos de todos los ciudadanos”, rechazo que comparte la representante regional de la Comisión de Defensa  de Flora y Fauna (CODEF), Jenia Jofré, quien aseguró que “aquí no se han respetado ni las participaciones ciudadanas ni menos el Convenio 169, no se consideró lo que la gente quiere sobretodo el impacto gravitante en el turismo fuente de ingresos para la comuna”.

Tuma, a solicitud en un primer momento de Apinovena, pidió al secretario de Estado que se realice un proceso de manera debida, y en conformidad con los estándares internacionales. Junto con comprometerse a apoyar cualquier demanda en tribunales tanto nacionales como internacionales que la comunidad decida hacer en virtud de un proyecto que les causa tanto daño.

 

Vulneración del derecho indígena

y del patrimonio ambiental

La reclamación se sostiene en la necesidad de la consulta indígena, ya que los terrenos en los cuales se instalará la central han sido ocupados ancestralmente, desarrollando pastoreo y prácticas tradicionales a partir de la recolección de Lawen (medicina tradicional), la realización del Nguillatún y Wetripantu.

“Por otra parte, existen altos riesgos por la proximidad de un cementerio mapuche, donde se reconocen diversos espíritus naturales de la cultura indígena que habitan los espacios y que son fundamentales para proteger las formas de vida, y que no pueden ser invocados por la intervención de la central hidroeléctrica en el Río Cautín”, advirtió el senador Eugenio Tuma.

La comuna de Curacautín forma parte de la Reserva Mundial de la Biosfera Araucarias, inscrita por el Estado de Chile en la Unesco, organismo internacional que otorgó dicho reconocimiento el año 2010, y que establece un conjunto de criterios de gestión, participación local y planificación territorial y recomendaciones para garantizar las sustentabilidad de las reservas, contenidas en la Estrategia de Sevilla suscrita por nuestro país.

“No obstante los compromisos internacionales que implica la conservación de los territorios comprendidos en las Reservas de Biosfera, el Comité de Ministros no los consideró a la hora de resolver la reclamación por parte de la empresa Doña Alicia, aprobando un proyecto que interviene claramente un ecosistema protegido”, lamentó el legislador PPD.

El Proyecto de generación hidroeléctrica de la central de paso, “Central Hidroeléctrica Doña Alicia” (6,3 MW) está ubicado en el río Cautín a menos de 3 kilómetros de Malalcahuello, y se instalaría en el sector “Piedra Cortada”, en la ruta internacional Curacautín Malalcahuello-Lonquimay.

El caudal de diseño es de 18,56 metros cúbicos por segundo, y tiene una longitud de 2.9 kilómetros, mientras que la superficie a intervenir estimada es de 12,9 hectáreas. En la bocatoma en el río generará un embalse de 1,3 hectáreas.

Por Silvia Paillán

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *