Televisión en primarias: Lo mismo de siempre

TV basura

Poca creatividad y grandes dosis de obviedad tuvo la cobertura de las primarias en los canales de televisión. El centralismo de TVN, El Chavo del 8 en Mega, Junior Playboy en Chilevisión y el voto de la doctora Cordero en Canal 13 fueron algunas de las “joyitas” de la jornada.

Al igual que para los candidatos, la transmisión televisiva de las elecciones es para los canales un gran examen. Aquí el recurso humano y el ingenio es indispensable: debes diferenciarte para captar audiencia.

En estas primarias, TVN cumplió su rol histórico en jornadas de votación: informar. Con la sólida Mónica Pérez y Mauricio Bustamante, la estación pública siguió a los candidatos; mostró lo que pasaba en las distintas mesas, pero también trastabilló.

Su excesivo centralismo noticioso -algo muy común, por lo demás, en todos los aparatos del Estado- puso en un lejano segundo plano a lo que acontecía en regiones. Santiago es Chile y el resto poco importa.

Su peak: el despacho del reportero Davor Gjuranovic desde el colegio Carmela Carvajal cuando votaba Andrés Velasco, un candidato al que glorificó con una serie de adjetivos bombásticos. Le faltó distancia.

Mega, por su parte, contraatacó con su mejor arma: los capítulos del Chavo del Ocho. Su departamento de prensa, en tanto, arrastra una maldición. Históricamente es el de menor credibilidad y ese revés es determinante. A esto se suma una calidad de imagen y escenografía que se asemeja más a los ’80 que a la actualidad.

Lo de Chilevisión es un caso de estudio. Para sus ideólogos programáticos, cualquier asunto debe ser tratado con superficialidad, vulgaridad y sin sentido. En su transmisión, hubo momentos dignos de tratamiento siquiátrico: Junior Playboy sufragando -¿a quién le importa?-, Karol Dance informando –sí, informando- de la votación de Laurence Golborne y el notero de farándula, Juan Pablo Queraltó, junto a Rodrigo Salinas del “Club de la Comedia” “alegrando” la tarde con sus despachos desde un colegio y jugando a ser graciosos con, aunque usted no lo crea, Macarena Pizarro. Un ejemplo de desinformación.

Canal 13, por último, ocupó su mejor carta durante la tarde: Tonka Tomicic. Conscientes de la empatía de la conductora, ofrecieron una mixtura de análisis noticioso a cargo de Ramón Ulloa y la prescindible Montserrat Alvarez y un especial de “Bienvenidos”, con notas livianas como, por ejemplo, acompañar a María Luisa Cordero a su centro de votación. Nada original, por cierto, pero carrera fija para obtener rating, principalmente, de la tercera edad.

Y no hubo mucho más. O, mejor dicho, fue más de lo mismo: poca creatividad y grandes dosis de obviedad.

Por Juan Costeau / LaNación.cl

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *