Vicepresidente de la Convención afirmó que gracias a este proceso, “ya sería inaceptable pensar, por ejemplo, sin paridad o sin participación popular”

“Esta Convención se disuelve, pero no es ni el principio ni el fin de este viaje”, enfatizó Gaspar Domínguez, puesto que “llevamos décadas intentando avanzar hacia una Constitución democrática”.

El vicepresidente de la Convención Constitucional, Gaspar Domínguez, relevó que pase lo que pase en el plebiscito de salida del 4 de septiembre, el proceso de elaboración de la nueva Carta Fundamental “marca un nuevo estándar” en un país que “cambió”.

En la ceremonia de entrega del texto en la sede del Congreso en Santiago, Domínguez puntualizó que “para escribir la propuesta, fuimos elegidos con unas reglas nuevas de manera paritaria, diversa y abriendo espacio a quienes nunca antes habían sido representados o habían estado en espacios de poder. Somos tal vez el grupo más diverso que ha sido convocado para una tarea de este carácter”.

“Esto necesariamente implica obtener lo que queremos y otras veces aceptar lo que definen las mayorías. Así es la democracia”, añadiendo que “hay algo que nos une y es nuestro amor por nuestro país, nuestro Chile”, destacó.

“Pase lo que pase el 4 de septiembre, Chile ya cambió. Es un impulso que nació y se ha vuelto realidad. La herencia de este proceso marca un nuevo estándar para esta sociedad, en que ya sería inaceptable pensar, por ejemplo, sin paridad o sin participación popular”, remarcó, resaltando también que “las personas hemos vuelto a hablar de nuestro país, en nuestras casas, en la once, en la mesa, de lo que queremos conservar y de hasta dónde queremos avanzar. Ese movimiento es una oportunidad que no podemos perder, no podemos volver atrás”.

Finalizada la ceremonia de este lunes, tras un año de trabajo “esta Convención se disuelve, pero no es ni el principio ni el fin de este viaje”, enfatizó, puesto que “llevamos décadas intentando avanzar hacia una Constitución democrática”.

“Esta nueva etapa debe ser la continuación de un gran proceso de encuentro en el que naveguemos juntas y juntos hacia un Chile más justo, porque la Constitución perfecta no existe. Esta no es la excepción. Esta propuesta de Constitución no es una varita mágica que va a solucionar nuestros problemas, pero sí es una mejor caja de herramientas para avanzar en estas soluciones”, sostuvo.

Sobre las críticas que ha recibido el proceso constituyente, Domínguez opinó que sí se han “cometido errores, pero la Convención no es lo relevante”.

“Encontrémonos en paz el próximo 4 de septiembre, porque al final todos queremos una nueva Constitución, todos queremos una Constitución justa para Chile”, invitó.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *